viernes, 13 de junio de 2008

A un paso...del 17

Fue un partido épico para los Celtics. Fueron arrollados en el primer cuarto (35-14) y todo parecía indicar que sufrirían un auténtico calvario en el Staples. Más aún cuando se marcharon al descanso con 18 puntos de desventaja, sin haber podido borrar la imagen de ir al remolque. Pero en el vestuario las instrucciones de Doc Rivers y la reacción del grupo surtieron efecto recuperando la mejor defensa y consiguiendo situarse a 2 puntos de los Lakers faltando 6 minutos para la conclusión del tercer cuarto, 73-71 (tras un parcial de 31-15 favorable). Faltando 9 minutos para la conclusión, los verdes consiguieron empatar el encuentro, cosa que no se había producido desde un 2-2 al inicio del choque. En los 5 últimos minutos el parcial fue brutal, 21-3.

Es la remontada más grande en un partido de playoff final desde las series de 1971. La aportación del banquillo fue determinante representada en dos hombres, James Posey y Eddie House. Posey anotó 18 puntos (uno de sus 4 triples fue fundamental en la fase final)y como siempre su defensa fue impagable. Eddie House tuvo más minutos al estar Rajon Rondo renqueante. Encestó 11 puntos con 2 triples en momentos decisivos del tercer cuarto.

Paul Pierce consiguió 20 puntos y 7 asistencias y sus muestras de exaltación hacia el final del encuentro revelan, una vez más, el enorme espíritu y garra que ha transferido al equipo durante toda la temporada. Jugando en su hogar, ante sus amigos, está representando lo mejor de la esencia de los Celtics: lucha, entrega, y calidad.
Ray Allen estuvo también sensacional demostrando que cuando la ocasión lo ha requerido ha demostrado su enorme calidad. 19 puntos y 9 rebotes para él con una entrada a canasta, finalizando el partido, que será recordada en la historia de las finales de la NBA. Kevin Garnett volvió a ser imprescindible en el juego interior consiguiendo 16 puntos y 11 rebotes.

Los Lakers empezaron bien pero se acabaron estrellando ante la defensa de los verdes. 19 puntos para Lamar Odom, 17 para Bryant y Gasol, 13 de Fisher, y 10 de Radmanovic. Como ha sido habitual en las finales, poca aportación del banquillo.

Con esta victoria, los Celtics estan a sólo un triunfo más para alzar el ansiado título. El anillo está a tocar. El domingo nuevo enfrentamiento en el Staples. Una oportunidad para ganar en terreno ajeno o para demorar el alirón desde la perspectiva de los Lakers. Los Celtics deben culminar cuanto antes pero cuentan con la ventaja de volver a Boston el martes si no se consigue la victoria. Todas las cartas son favorables a los hombres de Doc Rivers y en palabras de Paul Pierce: "It's definitely a great win, one that you're going to put up there in the library and break back out one day for your kids to watch, but I want nothing more than that ring right now.''

Esta voluntad, esta fe en el triunfo, estas ganas de ganarlo, seguro que van a ser definitivas para conseguir el título. Ya nos acercamos, es el momento de conseguir un triunfo largamente esperado.