miércoles, 18 de junio de 2008

Campeones por 17ª vez

Desde siempre se ha sabido que los Boston Celtics cuentan con una de las mejores aficiones de la NBA. Que en temporadas en que el equipo haya conseguido 25, 30, o 35 victorias, se haya llenado el Banknorth Garden en múltiples ocasiones ya lo dice todo. Pero, lógicamente, cuando el equipo ha tirado para arriba la afición ha incrementado su ya de por sí gran sentimiento de pasión por los Celtics. A lo largo de esta temporada tan excepcional, la afición del Banknorth se ha convertido en un factor absolutamente decisivo a la hora de colaborar activamente a empujar a los verdes hacia delante y a intimidar a los equipos rivales. Después de una temporada regular con 66 victorias, todos los seguidores verdes encaramos el inicio de los playoffs con la gran esperanza de conseguir el título número 17. La fe nunca se perdió a pesar de sufrir reveses importantes en la primera serie ante Atlanta Hawks. La gente sabía que el equipo podía conseguirlo y se desgañitó para empujar al equipo ante las difíciles eliminatorias posteriores con Cleveland Cavaliers y Detroit Pistons.

Ya en la final, se recuperó el viejo grito de Beat LA que fue tan común en la década de los 80. Tras 21 años sin estar en una final, los partidos en el Garden han sido un auténtico infierno para los Lakers que han caído ante el empuje de un equipo y una afición que no concebía otro resultado que la victoria. La voracidad por conseguir el título de jugadores, técnicos, y afición es lo que ha desequilibrado este playoff final. Ya decían ayer los comentaristas de digital+, David Carnicero y Nicola Loncar, que el ambiente en todos los partidos había sido excepcional con un público animando constantemente a los suyos. Explicaron que había sido un privilegio vivir un ambientazo así y habían disfrutado también de los encantos de una ciudad que, según ellos, les había seducido.

Reconocimiento máximo, pues, para la afición de los Celtics, para los seguidores del equipo en la ciudad de Boston, en el estado de Massachussets, y en el resto del país. Pronto tendran la oportunidad de seguir con la fiesta en el desfile que llevará a jugadores y técnicos por toda la ciudad, y que va a movilizar a toda la urbe.

Reconocimiento también para los aficionados, entre los cuales me incluyo, de allende los mares. Para los múltiples seguidores de los Celtics en Europa, Asia, y Suramérica. No hemos podido estar en la cancha pero desde nuestros lugares de residencia hemos estado apoyando al equipo e impulsando, a nuestra manera, a difundir un mensaje de unidad y confianza ante los escépticos. Debemos disfrutar de este triunfo y ser conscientes que hacía casi una generación que no se podían vivir momentos como estos. Internet nos acerca, nos permite seguir acontecimientos y noticias, que antes sólo podríamos soñar y eso permite difundir más la pasión Céltica. Son momentos de gran alegría para nosotros y tenemos que disfrutar.