sábado, 7 de junio de 2008

1-0

Paul Pierce nos hizo recordar ayer la gesta de Willis Reed en las finales de 1970. En esa ocasión, el jugador franquicia de los New York Knicks volvió a la cancha tras haberse retirado con problemas en una rodilla. Su presencia fue fundamental para ganar a los Lakers de Wilt Chamberlain, Jerry West, y Elgin Baylor.

Faltando más de 6 minutos para el final del tercer cuarto, Pierce chocó con su compañero Kendrick Perkins y cayó fulminado al parquet doliendose de su rodilla. Se temió lo peor cuando Pierce necesitó la asistencia de sus compañeros para ser examinado en el vestuario. Pero sólo unos momentos después Pierce reapareció en la pista ante el delirio de la afición y el consuelo de Doc Rivers. Volvió al juego y anotó 11 de sus 22 puntos (convirtió 2 triples en 22 segundos) en este periodo siendo fundamental para asegurar la primera victoria en la final para los verdes.

El partido fue igualado y muy disputado con la tensión que se le supone a una final de la NBA. La defensa sobre Kobe Bryant fue fundamental al forzar al MVP de los Lakers a malas situaciones de juego que se tradujeron en un 9 de 26 en tiros. Consiguió 24 puntos pero no pudo catapultar a los suyos como en anteriores partidos. El parcial favorable de 15 puntos entre el tercer y último cuarto fue el que permitió conseguir la victoria a los Celtics en un Banknorth Garden abarrotado y con mucha más gente en diversos sitios de la ciudad de Boston siguiendo un evento que la ciudad de Massachussets llevaba demasiado tiempo sin vivir.

Kevin Garnett que hizo un emotivo signo de afirmación cuando vio que Pierce volvía al juego realizó una buena actuación con 24 puntos y 13 rebotes y, a pesar de fallar varios tiros seguidos en una fase determinada del partido, consiguió un mate en los últimos minutos que fue crucial para conseguir el triunfo. Ray Allen no consiguió un porcentaje muy bueno en tiro pero anotó 19 puntos y consiguió 8 rebotes. Luchó lo indecible y su esfuerzo fue encomiable al defender a Bryant durante gran parte del encuentro. Rajon Rondo colaboró también con 15 tantos y 7 asistencias mientras que Sam Cassell (el único jugador junto a James Posey que sabe lo que es jugar y ganar una final de la NBA) fue el más destacado del banquillo con 8 puntos en 13 minutos de juego.

Por parte de los hombres de Phil Jackson, noche aciaga. La defensa de los Celtics fue la de la regular season, la que les convirtió en el equipo mejor defensor de la liga. Los Californianos sufrieron ante la velocidad y la sagacidad de los verdes a la hora de luchar por cada balón y, aunque los Lakers consiguieron robar más balones y perder menos, la superioridad abrumadora en el rebote y un ligero mejor porcentaje de tiro determinaron la victoria. Además de Bryant, Pau Gasol trabajó mucho bajo tablero y consiguió 15 puntos y 8 rebotes aunque el dominio de Garnett siempre quedó claro en la zona. Lamar Odom consiguió 14 puntos y 6 rebotes y el base Derek Fisher logró 15 puntos y 6 asistencias. De todas formas, los jugadores de los Lakers no llegaron a sentirse suficientemente cómodos para desplegar su mejor juego y ahí radica el principal éxito de los verdes. La defensa va a ser, más que nunca, fundamental. De cara al segundo partido que se se disputará el domingo, seguro que Phil Jackson contraatacará con diferentes planteamientos que les permitan reconducirse. No en vano, el maestro Zen es el técnico con más victorias de la historia en playoff y se las sabe todas tras haber ganado 9 anillos de campeón como técnico (6 con los Bulls y 3 con los Lakers).

Para acabar, las palabras de Paul Pierce en las que explica cómo se sintió al abandonar el partido con su lesión de rodilla: "A lot was going though my head, it can't be over like this. I'm just glad I was able to get back out there.'' Por fortuna, el doctor McKeown, le confirmó que no sufría ninguna rotura sino una torsión. El jugador va a ser examinado más a fondo durante estos dias y se conocerá su situación exacta pero seguro que estará listo para seguir jugando porque ha luchado mucho para estar donde está y nada se lo va a impedir. Kendrick Perkins también sufrió una lesión, en este caso en el tobillo. Se espera que esten los dos a punto para el segundo encuentro.
Asistieron al partido personalidades de la política como el senador y ex-candidato presidencial, John Kerry, y el Gobernador de Massachussets, Deval Patrick. Se pudo ver a los actores Bruce Willis (acompañado por la modelo de lencería Emma Henning), Donnie Whalberg, Ellen Pompeo (ambos seguidores acérrimos de los Celtics), Leonardo Di Caprio y Mark Ruffalo (seguidores de los Lakers, se encuentran en Massachussets rodando el nuevo film de Martin Scorsese). También estaban el propietario de los Boston Red Sox, John Henry, y el linebacker de los New England Patriots, Teddy Bruschi. Ayer no compareció Tom Brady, como en otras ocasiones. Se dieron cita en el Garden grandes ex-jugadores como Bill Russell, Julius Erving, Kareem Abdul Jabbar, John Havlicek, Jo Jo White, KC Jones, Tom Heinsohn, y Cedric Maxwell (estos dos últimos son comentaristas de varios medios de TV).